Sin duda el más polémico y controvertido tema de este culto es el de la transfusión de sangre. Su interpretación al mandato de la biblia de no comer sangre, los lleva al extremo de no introducir sangre por ningun medio en su cuerpo ni por ninguna razón, ésta prática los ha hecho merecedores de ser declarados “martires” de sus creencias. Literalmereadornte la Biblia no declara que uno no pueda transfundir sangre a su cuerpo, sólo declara que no se debe comer sangre, regla hebrea  traspasada a los primeros cristianos como metodo de mantenimiento de salud. La Torá hebrea (Pentateuco bíblico) orienta a los hebreos a salvar sus vidas como el mejor don que tienen de parte del Creador. Los Hebreos ultraortodoxos así lo transcriben en sus vidas, y ellos son conocedores de esos escritos bíblicos en su espiritu e idioma original. Los testigos de Jehová en sus origenes cuando eran llamados Estudiantes de la Biblia no tenían dicha creencia, sin embargo en los primeros años de la decada de los 60 del siglo pasado cuando impusieron esa norma dentro de sus congregaciones, les catapultó al conocimiento publico en general, especialmente en los hospitales, mucha gente llegó a saber de ellos debido a las noticias de sucesos de la prensa mundial, cuando moría un testigo de Jehová por negarse a una transfusión de sangre la noticia llegaba a las antípodas. Y si era un caso de un menor de edad la noticia generaba polémica.

Revistas y publicaciones como la Despertad de 22 de mayo de 1994, presentó las fotografías de niños adolescentes en su portada y contraportada que habían fallecido por falta de transfusiones de sangre, vendieron la idea como una lealtad a Jehová, 3 años mas tarde si esos niños hubieran sido testigos búlgaros habrían salvado sus vidas

Por favor pulse aquí

Antes, ponerse sangre ya era causa directa para un comité judicial, sin embargo esto ha cambiado algo, la causa es que los gobiernos creen que esta enseñanza es una invitación al suicidio, y eso hace que se planteen poner condiciones para que este culto permanezca libremente en sus respectivos países, por tanto los testigos de Jehová se ven forzados a transigir sus propias normas y aceptar imposiciones legales de dichos países . El primer caso conocido fue el de Bulgaria, los responsables de las actividades de los testigos de Jehová en ese país, tuvieron que añadir dos estatutos en el momento de la renovación del permiso de su actividad. El caso había sido llevado hasta el tribunal de derechos humanos europeo en el año 1995 ya que el parlamento búlgaro había denegado en ese año la renovación del permiso para ejercer sus actividades y por tanto habían pasado a ser ilegales, después de los correspondientes pleitos se llegó a un acuerdo amistoso en el propio tribunal europeo de derechos humanos, está como el caso legal numero 28626/95. Uno de los nuevos estatutos dice que no se molestará a nadie que decida ponerse tratamiento con transfusión de sangre o decida ponérsela a su hijo menor, el otro estatuto tiene que ver con la obligatoriedad de hacer el servicio sustitutorio al militar. En España no supimos realmente esta circunstancia hasta que Internet se activó. El responsable de medios de comunicación de los testigos cristianos de Jehová en España se encargó de visitar las congregaciones dando un discurso con un doble lenguaje en el que apenas nadie se dio cuenta del trasfondo.

Desde hace unos pocos de años atrás, ese punto ya no aparece en el libro “Pastoreen el rebaño de Dios” como causa de expulsión, pero sí se convoca un comité judicial si te has puesto sangre y no te arrepientes, salvar tu vida con una transfusión de sangre sigue siendo un pecado, para mantenerte dentro de esa organización y no perder a tu familiares tienes que mentir y perder la dignidad.

Las víctimas por causa de la sangre, no solo se extiende a aquellos testigos que perdieron su vida por ésta norma, sino a sus familiares directos y amigos, maridos o esposas que nunca fueron testigos de Jehová, hijos huerfanos, padres e hijos que nunca creyeron en ese culto, han sufrido a causa de  una enseñanza deducida o producto de la interpretación.